El avispón asiático, conocido técnicamente como vespa velutina y que ya fue detectado en nuestro Concejo, no es sólo un problema para los apicultores, sino que es también un problema medioambiental y de trascendencia social.

Así lo  pusieron de manifiesto el vecino y experto de Niao, Félix Méjica Pérez, acompañado por Casimiro Sixto (de la Asociación para la Defensa de las Abejas del Principado de Asturias), durante la charla informativa que impartieron el pasado miércoles, día 15, en la Casa de Cultura municipal, ante una notable audiencia, con el Alcalde, Gerardo Fabián, entre los asistentes.

Sixto comenzó pormenorizando dicho problema de este modo: “Ahora tenemos un factor que no se valora lo suficiente, y es el cambio climático, que está influyendo muchísimo para que las reinas fecundadoras que pasan el invierno bajo tierra, en un árbol o en una pared, sobrevivan, al no haber una climatología tan dura como existía hace años; a causa de ello, en la actualidad el porcentaje de supervivencia de esas reinas es mucho mayor”.

“Por lo tanto  -añadió-, cada vez tenemos más familias de avispas porque hay mayor garantía de supervivencia de esas reinas para la Primavera siguiente. Y es el cambio climático, con un clima más suave en la estación teóricamente más fría, el causante, el que da posibilidad a la viabilidad de reproducción de tantas y tantas reinas”.

Y precisó al respecto que “la velutina, si el nido es grande, puede dejar entre 200 a 300 hembras para el año siguiente, una multiplicación tremenda, pues aunque mueran la mitad a lo largo del invierno, quedan muchísimos nidos”.

Amparo a la Unión Europea. Recordó que “en marzo del pasado año”  -como ya nos hicimos eco en este medio (ver nuestro número 59)-  “fuimos a Bruselas a pedir protección y amparo a la Unión Europea, porque éste es un asunto importante no sólo para la apicultura  -y de los gordos, de los gordos, incidió-, sino que es también un problema social, y explicaré por qué: Este avispón ataca al medio ambiente, a los ratones, a los pajarinos en el nido… porque necesita alimento para sus crías y le vale todo, hasta la tortilla, la empanada, el jamón. Entonces, medioambientalmente el daño que va a ocasionar es incalculable; y es que, a nivel apícola, podemos calcular el valor de la miel, el valor de la colmena, pero en el medio ambiente… ¿sabéis adónde puede llegar esto? Porque, como poco, va a desequilibrar, va a ser competencia alimenticia con otros muchos pájaros, con otros muchos animales que también comen insectos”.

El problema social. “Y va a ser  -destacó después-  un problema también social, porque ataca la empanada, el chorizu, lo que sea; iremos al bar y ahí la tendremos, p´a quitanos el pinchu; estarás cocinando en el mes de septiembre con calor, abres la ventana de la cocina, y ahí la tienes. Además, esta avispa es valiente, atrevida, tiene unos movimientos bruscos fantásticos y una adaptación al medio que asusta. A los apicultores nos va a amargar la vida, pero la ciudadanía, en conjunto, no se va a librar de esto. Estará en las fruterías, porque va a consumir, irá a las peras, a las uvas, a los higos, a las manzanas, porque la adulta ya no necesita tanto la proteína, y para que nos demos cuenta de su voracidad, cuando lleve la comida a la cría, la larva segrega un producto, una sustancia dulce, que le encanta, que la estimula, para que vaya a por más comida”.

Y ¿qué hacer? Para estos expertos, hay que atacar los nidos primarios, antes de que pasen a categoría de secundarios, “y a finales de este mes es el momento, toda vez que pueden estar desde ahora y hasta finales de mayo en un constante trajín en búsqueda de comida, pues cuantos más huevos pongan más necesidad de alimento deben salir a buscar; por eso éste es el gran momento del trampeo, dado que la reina tiene que ir y venir muchas veces y nos ofrece más posibilidades de poder capturarla. Y si capturamos una reina hemos matado un nido. Trampear ahora, en Primavera, es importantísimo”.

La razón, por otra parte, de atacar el nido primario es porque es pequeño y se puede tapar con una simple botella. “Este ataque, eso sí, debe hacerse por la noche, no vale cualquier hora”. Cómo encontrar esos nidos primarios: En sitios abrigados.

Después de ese período primario comienza a construir su gran nido, que puede ser muy grande. “Hablamos de miles de crías necesitando alimento y ahí viene el gran problema, ya que hasta kilo y medio de proteína pueden necesitar. Para ello, atacan mariposas, saltapraos, lo que pillen; y también la celulosa, pues tienen que hacer pasta de papel para el nido; y agua, razón por la cual se van mucho a la costa”.

“No es asunto menor y no creemos que los apicultores podamos resolver esto solos; por eso estamos buscando una concienciación social. Porque la ciudadanía se va a enterar, toda vez que van a molestar bastante e irán a hacer nidos a los patios de los colegios y al Jardín Botánico de Gijón y estarán en las fruterías y en el mercadillo del Rastro”.

Los expertos citados concluyeron recordando que “la Administración, por Ley, está obligada a dotar de medios y formación frente a una especie invasora; y nosotros estamos luchando para que vean el problema y se establezcan unas estrategias y unos protocolos a nivel de toda la Cornisa Cantábrica; porque el primer año no es un problema y el segundo tampoco, comienza el tercero, se hace grande el cuarto, el quinto es un problemón y el sexto, inimaginable”.

Breve manual de actuación. Si se detectan avispas  (avispones de este tipo), y sobre todo nidos, comunicarlo a alguna autoridad (Ayuntamiento, Protección Civil, Seprona, 112), toda vez que aún hay vacío legal y competencial sobre la lucha contra este invasor, que captura entre 25 y 50 abejas al día (es decir, es, además, un destructor de las colmenas). Según datos de TPA de esta semana  -que también abordó este asunto en su espacio “Conexión Asturias”-, se llevan retirados 116 avisperos, pero aún quedan actualmente en activo 240./

Noticia y fotografía de El Eco de Cabranes
Likes(0)Dislikes(0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *