Los consumidores españoles debemos pagar en 2015 la anualidad de la Moratoria Nuclear correspondiente a 2014 y seguiremos pagando en años sucesivos. De esta forma seguimos subvencionando a la energía nuclear.

Cuando se cumplen más de 30 años del establecimiento de la Moratoria Nuclear que supuso un freno para los insensatos planes de expansión nuclear en nuestro país, los consumidores seguimos pagando por ese concepto, subvencionado así a las centrales nucleares. En efecto, en 1984 se declararon en moratoria las centrales nucleares de Lemóniz I y II (Guipúzcoa), de Valdecaballeros I y II (Cáceres) y de Trillo II (Guadalajara). Se suspendió la construcción de estas centrales y se asignó una compensación a sus propietarios consistente en un porcentaje que varía entre el 3,4 y 3,9 % del recibo de la electricidad, procedente ésta de todas las centrales, aunque no fueran nucleares. Así se mantuvieron los pagos hasta que en 1994 se fija el fin de la moratoria y se dan por clausuradas las centrales, asignándose un pago anual para amortizar definitivamente estos activos. Este último concepto se titulizó para que las propietarias de las centrales no sufrieran demora en los pagos. El monto de la deuda titulizada ha ido aumentando en función de los gastos de los operadores de las centrales para su mantenimiento y desmantelamiento.

De esta forma, se ha pagado a la industria nuclear unos fondos que duplican el valor de los activos que se declararon en moratoria, suponiendo una subvención directa a la energía nuclear y una verdadera estafa para los usuarios de la electricidad.

Como resultado de esta maniobra, los usuarios de la electricidad seguimos todavía pagando anualidades de la moratoria, lo que es muy lesivo para nuestros intereses. En las tablas adjuntas se muestra la anualidad correspondiente a 2014 y lo que queda por pagar. Desde diversas instancias, entre las que está Ecologistas en Acción, hemos solicitado una auditoría del déficit de tarifa eléctrica. Sin duda los pagos correspondientes a la Moratoria Nuclear son una de las partes más oscuras de este déficit de tarifa.

Likes(0)Dislikes(0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *