Coalición Clima, de la que es parte Ecologistas en Acción, expresa su gran preocupación ante la posición española en la reunión del Comité de Representantes Permanentes (COREPER) del Consejo Europeo celebrada esta tarde. Se proponía limitar el fomento de agrocombustibles de primera generación a nivel europeo, pero países como España están dispuestos a bloquear la reforma. Una decisión que sería nefasta para la lucha contra el cambio climático, el hambre, la deforestación o el acaparamiento de tierras.

El Gobierno español se ha alineado con el bloque de países que obstaculizan de forma sistemática las políticas comunitarias más ambiciosas en materia de cambio climático, los “países sucios”, entre los que destacan Polonia o Hungría. El ejecutivo español ha seguido una línea preocupante en lo que va de legislatura, con Miguel Arias Cañete como ministro de Medio Ambiente, dando un escaso impulso a la agenda climática.

Los agrocombustibles de primera generación, que la propuesta discutida esta tarde pretende limitar, se elaboran a partir de materias agroalimentarias como aceites vegetales, cereales o caña de azúcar. De acuerdo con Lourdes Benavides, representante de Oxfam Intermón “la política europea de fomento de los agrocombustibles ha contribuido a la subida de los precios de alimentos básicos en los mercados mundiales, a la deforestación y al acaparamiento de tierras fértiles para cultivos energéticos. Es decir, hambre y miseria para millones de personas en los países empobrecidos”.

Desde Bruselas se fomentó el uso de estos carburantes, sin tener en cuenta los factores ILUC (cambios indirectos en el uso del suelo derivados del cultivo de materia prima para combustibles) y su consecuente impacto en la emisión de gases contaminantes. Para Abel Esteban, representante de Ecologistas en Acción, “es imprescindible limitar al máximo la utilización de agrocombustibles de primera generación ahora que se han confirmado los peores escenarios de aumento de temperaturas”.

La propuesta del Consejo Europeo es de limitar el consumo de estos agrocombustibles al 7% en el marco de los del objetivos de un 10% de energía renovable en el transporte europeo en 2020. Se trata de una propuesta muy tímida e insuficiente, pero ni siquiera así los países menos comprometidos con la acción climática, como España, parecen dispuestos a aceptarla.

La orientación de las políticas energética y climática españolas se explica desde el escaso impulso que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medioambiente ha dado a la agenda climática y ambiental, frente a una agenda con consecuencias nefastas para la lucha contra el cambio climático por parte del Ministerio de Industria y Energía.

Likes(0)Dislikes(0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.