Consejos-Comunales

El Gobierno pretende eliminar la personalidad jurídica de las entidades menores que los Ayuntamientos. Las entidades menores que los Ayuntamientos son claves para el mantenimiento demográfico y productivo del medio rural en gran parte de España, especialmente de las comunidades más vinculadas a los sistemas tradicionales de explotación, los más sostenibles y con un mayor valor ambiental, social y cultural. Estos Concejos o Juntas de Vecinos, Parroquiales, etc. tienen un funcionamiento verdaderamente democrático a través del cual los vecinos deciden algunos aspectos que les competen.

Con el pretexto de ahorrar gastos en la Administración el Gobierno pretende borrar de un plumazo a las entidades menores, que no tienen asignada propiamente partidas presupuestarias, quizá con el doble objetivo de saquear los bienes públicos locales (montes comunales vecinales sobre todo) en una especie de desamortización neoliberal y de paso eliminar cualquier vestigio de democracia verdaderamente participativa con una mínima capacidad de autogestión.

Lo que habría que hacer es exactamente lo contrario: fortalecer la organización ciudadana en juntas locales, recuperar capacidad de autogestión y organizar ascendentemente la participación de las personas en la toma de decisiones públicas. Las Juntas Vecinales son la forma más segura de decidir localmente siguiendo el bien común como principio, con un profundo conocimiento de la realidad donde opera las decisiones y, además, la forma más barata y transparente de organización social.

Hay que detener este nuevo atropello, el último paso de un expolio que tuvo sus dos principales actos anteriores durante la Revolución de la Pepa el primero, y durante la Dictadura el segundo.

Las últimas herramientas realmente democráticas y creadas por lxs de abajo para autoorganizarse (los consejos vecinales) son pues eliminadas de raíz, mientras la “propiedad” tradicional (la de todxs y no la de unx, ni esa otra que eufemísticamente llaman “pública”) pasa a engordar bolsillos y barrigas de aquellos que sólo deben ser vistos como enemigos.

Desde la trinchera de la autogestión no podemos menos que apoyar la defensa a ultranza de estas formas de gobierno y propiedad, que trabajamos día a día por multiplicar.

Autoorganización, autogobierno y colectivizaciones son lo único que puede revertir el tradicional y asimétrico estado de poder que esta falsocracia vil y espuria viene manteniendo durante décadas.

Organízate: http://cooperativaintegralasturiana.org/en-construccion/

FIRMA contra el expolio de lo poco que nos queda

Likes(0)Dislikes(0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *