Ecologistas en Acción y la Coordinadora Estatal Antinuclear (Cean) piden la paralización de las centrales nucleares de Garoña (Burgos) y Cofrentes (Valencia) y que se realicen con urgencia las mismas pruebas que se han efectuado en el reactor nuclear belga Doel-3.

El 16 de julio, la Agencia Federal de Control Nuclear belga (FANC, según sus siglas en flamenco), comunicaba su decisión de cerrar el reactor nuclear Doel-3 por la detección de problemas de degradación de la vasija, dicha decisión se comunicaba después de una reunión con responsables de las agencias de regulación nuclear de diversos países, entre los que se encontraban representantes del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) español.

En el reactor Doel-3 se han detectado más de 8000 fisuras, que podrían deberse a una degradación en la aleación metálica de la vasija, problema que puede repetirse en todas las vasijas fabricadas por la compañía holandesa Rotterdam Droogdok Maatschappij, que cerró en 1983.

Se trata de un problema estructural, que afectaría a 22 reactores nucleares actualmente en funcionamiento. Entre los reactores que disponen de vasijas de dicho fabricante se encuentran las centrales nucleares españolas de Garoña y Cofrentes.

Según Ecologistas en Acción la inspección de la vasija del reactor Doel-3 se llevó a cabo mediante un nuevo tipo de equipo de detección ultrasónica que no se había aplicado antes, y en unas zonas de la vasija que no eran sometidas a inspección de manera rutinaria. Lo que explicaría que el fenómeno estuviese tan extendido.

En relación con todas estas informaciones, Ecologistas en Acción y la Cean manifiestan que:

  1. Es una irresponsabilidad que los representantes del CSN asistentes a la reunión en Bruselas, aún no hayan informado directamente de los resultados de la reunión y de la información que ha sido puesta en su conocimiento.
  2. Es una negligencia que, dada la gravedad de los datos disponibles, el pleno del CSN no se haya reunido de urgencia para decidir e informar sobre las medidas a aplicar en el caso de Garoña y Cofrentes, ya que los reactores pueden estar afectados por el mismo problema.
  3. En base a la información disponible, el CSN y el Gobierno, como medida de precaución, deben ordenar la parada inmediata de las nucleares de Garoña y Cofrentes, y que determinen con urgencia un procedimiento para inspeccionar las vasijas de ambas centrales.
  4. Lo sucedido en la nuclear de Doel-3 muestra la transparencia informativa, independencia de criterio y visión del problema de la agencia reguladora belga FANC, todo lo contrario de la actitud histórica mantenida por el CSN.
  5. Es necesario un calendario de cierre ordenado y urgente de las nucleares en funcionamiento, comenzando por la central de Garoña, a la que los acontecimientos de Doel-3, añaden un nuevo argumento a una relación ya abrumadora de motivos para su cierre inmediato.
Likes(0)Dislikes(0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Víctor Montes +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.