Propuestas legislativas de reforma de la Política Agraria Común 2014-2020: Posición de la Coordinadora Europea Vía Campesina

A pesar de la intensificación de la crisis financiera y económica, del fuerte aumento del desempleo en Europa y de la presencia cada vez mayor de problemas medioambientales, la propuesta de la Comisión Europea mantiene la lógica de las últimas reformas y no responde correctamente a los retos que se plantean. Pese a algunas inflexiones positivas, la UE continúa con la misma política.

No obstante, la UE perdió el 20% de sus explotaciones agrícolas entre 2003 y 2010 (1). Si se quiere conservar una agricultura campesina en Europa y apoyar a la instalación de jóvenes, en primer lugar es necesario que su trabajo tenga reconocimiento en el plano económico, con unos precios agrarios justos y con perspectivas de ingresos. Sin embargo, la renta agraria no parece ser un objetivo clave de la propuesta.

  •   Los objetivos anunciados de mayor legitimidad social y medioambiental de los pagos directos apenas aparecen plasmados en propuestas concretas.
  •   La falta de regulación de los mercados y de la producción vaticina próximas crisis sectoriales.
  •   Los cheques nacionales sustituyen a una PAC verdaderamente justa, social y duradera para lxs campesinxs y consumidorxs: la PAC actual no deja de ser una simple distribución de subsidios.

Antes de detallar nuestra opinión sobre los puntos clave de la propuesta, recordamos que la ECVC (2) ha desarrollado, junto con sus aliados del movimiento Foodsovcap (3) , una opción alternativa basada en la soberanía alimentaria, que otorga nuevas prioridades a la política agraria y alimentaria europea:

  •   Alimentar a la población europea, en lugar de dar prioridad a la importación/exportación,
  •   Fomentar una agricultura campesina y sostenible en toda Europa, en lugar de favorecer la reestructuración y la industrialización de la producción,
  •   Regular la producción y los mercados, una condición necesaria para alcanzar unos precios agrícolas justos y estables.

Medidas de mercado: necesitamos una caja de herramientas bien equipada

Las crisis sectoriales agrícolas de los últimos años han dejado claro que si no se regulan la producción y los mercados, si no contamos con instrumentos para impedir los excedentes estructurales o la escasez, no es posible estabilizar los mercados. Sin embargo, aunque esta es una de las prioridades asignadas a la PAC según el tratado de Lisboa, la propuesta de la Comisión no la respeta.

No querer tratar la volatilidad de los precios salvo por medio de los sistemas de seguros es financiar públicamente el sector privado de los seguros, haciendo pagar a los productores y a los contribuyentes los daños de la desregulación. Con el objetivo de mantener los precios en un nivel justo, tanto para productorxs como para consumidorxs, es indispensable contar no ya con una “red de seguridad” (tan baja que no impide los desastres), sino con una “caja de herramientas” adaptada a las distintas producciones, con instrumentos que permitan actuar de forma anticipada frente a problemas de inestabilidad y precios insuficientes. Es indispensable un control público de la producción, que impida los excedentes o la escasez estructurales. Es necesario asociar:

  •   Stocks estratégicos de cereales a nivel europeo e internacional (se han reducido enormemente estos últimos años, lo que ha acentuado la inseguridad alimentaria mundial y la especulación), en un nivel suficiente que permita hacer frente a las variaciones de rendimiento y evitar la especulación.
  •   La prohibición de cualquier forma de dumping (exportación a precios inferiores a los costes de producción gracias a ayudas a la exportación o a pagos directos) y, si es necesario, aranceles aduaneros para impedir las importaciones a bajo precio. Sí, es necesario modificar las reglas actuales del comercio internacional, que datan del siglo pasado.

La prioridad de la agricultura de la UE no es ser competitiva en el mercado internacional, sino alimentar a lxs europexs. La UE puede exportar, pero que lo haga sin ayudas directas ni indirectas: la PAC necesita legitimidad en el plano internacional.

Vino, leche, azúcar

La ECVC se opone a la supresión de los derechos de plantación de las viñas en 2016, porque no haría más que concentrar la producción. Por lo demás, los Estados miembros vitícolas se oponen a esta prohibición. Lo mismo sucede con la supresión de las cuotas azucareras y de las cuotas lácteas, las cuales se necesitan mejorar en lugar de suprimirlas.

Frutas y hortalizas

La ECVC lamenta la ausencia de medidas ambiciosas respecto a este sector, que permitan asegurar una producción sostenible de frutas y hortalizas locales, para mejorar la calidad de la alimentación de la ciudadanía europea.

Cadena alimentaria

La ECVC está de acuerdo con el objetivo de reforzar el poder de mercado de los productores. Sin embargo, la experiencia del sector de frutas y hortalizas, donde sólo las agrupaciones de productores reciben apoyo, demuestra que sin regulación de la producción y del mercado, el poder permanece en las grandes cadenas de distribución y en la agroindustria; las crisis de este sector son recurrentes, y la deslocalización continúa.

Pagos directos

A modo de preámbulo, recordemos que lxs campesinxs dependen todavía de estos pagos directos, ya que los precios agrícolas permanecen vinculados a los precios mundiales y no a los costes de producción europeos.

La ECVC apoya los objetivos de convergencia de los pagos directos entre Estados miembros y dentro de cada uno de ellos, así como los objetivos de fijación de límites máximos, de limitación de los pagos a los agricultores activos, de pagos directos a las pequeñas explotaciones y de verdeo. La ECVC denuncia el conservadurismo de quienes desean mantener una distribución realmente injusta de los pagos directos, que pone en juego la legitimidad social y medioambiental de estos pagos.

Pese a lo anterior, las propuestas concretas de la Comisión apenas se acercan a los objetivos. No basta con enumerar objetivos para reflejar las expectativas de la población: ¡lo que hace falta son instrumentos concretos que no traicionen estas expectativas!

Para dar prioridad a quienes producen y quienes trabajan en explotaciones en lugar de al número de hectáreas, para fomentar el empleo campesino y asalariado, la ECVC pide que los pagos directos se calculen por activo agrícola.

Los pagos por hectárea ya son mas un apoyo a la capitalización (tierra, maquinas, edificios) que a lxs productorxs. Los pagos casi sin tope favorecen la concentración de tierras por quienes acaparan las primas.

Agricultor@s activ@s

Para la ECVC, unx agricultorx activx es la persona que trabaja en la explotación. Por el contrario, quien no trabaja en la explotación no debe tener derecho a los pagos directos.

El umbral propuesto del 5% de pago directo respecto a los ingresos no agrícolas es demasiado bajo, y sólo afecta a un número reducido de casos extremos. Además, lxs agricultorxs pluriactivxs no deben verse perjudicadxs (son mayoría en determinadas regiones y desempeñan un papel muy importante en la producción alimentaria local y regional, así como en la vida del mundo rural).

La ECVC propone que:
  •  Por debajo de los 10.000 € de pago directo, no se debe justificar la actividad agrícola.
  •  Por encima de los 10.000 €, como mínimo el 25% de los ingresos deben ser de origen agrícola.

Una suma a tanto alzado para las pequeñas explotaciones

La ECVC celebra que se haya tenido en cuenta la existencia de pequeñas explotaciones, y está de acuerdo con un pago específico. Sin embargo, al proponer a los pequeñxs campesinxs elegir entre una pequeña suma a tanto alzado, para un “finiquito” en el primer pilar, y el sistema de pago directo, la Comisión trata a las pequeñas explotaciones de forma separada, en vez de integrarlas en el mismo sistema que todos los demás. Se trata de una limosna mientras se espera a que desaparezcan, ya que en el 2º pilar se propone una prima a las pequeñas explotaciones para que desaparezcan de forma efectiva.

Para la ECVC:
  •   El pago a las pequeñas explotaciones debe añadirse al pago directo del primer pilar, que es muy reducido para las pequeñas explotaciones.
  •   Se debe eliminar de la propuesta la fecha límite del 2014 para el acceso a esta prima.
  •   Se debe dar la posibilidad a los Estados miembros de aumentar el umbral máximo al 10% de los pagos directos, en función de la situación real en que se encuentre la agricultura dentro de cada Estado miembro.
  •   Se debe aumentar el nivel de la prima, con un mínimo de 1000 € por explotación.
  •   Para ayudar a los Estados miembros a establecer qué explotaciones pueden beneficiarse de la prima, la Comisión Europea debe desarrollar un marco de definición con indicadores de ingresos, superficie, etc.

Por otra parte, la ECVC espera la aplicación de normas específicas para la transformación de los productos agrícolas a pequeña escala en la explotación o en la artesanía local. Las normas industriales son para la industria.

Tope de los pagos directos

La ECVC está a favor del establecimiento de un tope más significativo que la propuesta simbólica actual, que tan sólo retirará a las grandes explotaciones un 1,3% del total de pagos directos. El Tribunal de Cuentas Europeo, sin embargo, ha alertado a la UE en repetidas ocasiones sobre la falta de legitimidad que posee la distribución actual, verdaderamente desigual, de los pagos directos. No enfrentarse al establecimiento de un tope real de los pagos significa abrir un espacio político a todos los que desean reducir drásticamente el presupuesto agrícola europeo.

La ECVC pide a la UE:
  •  Que se incluya el importe del verdeo en el tope máximo.
  •  Que se reduzca el primer tope a 100.000 €, con un tope absoluto establecido en 200.000 €. La ECVC pide que sólo se tenga en cuenta el 50% de las cargas salariales para el cálculo de los topes, con el fin de que no se favorezca el desarrollo de grandes explotaciones con un gran número de asalariados.

Pagos asociados

La ECVC pide que los Estados miembros puedan conservar la posibilidad de asociar los pagos directos al tipo máximo. Esta medida demuestra lo absurdo que resulta disociar los pagos directos de la producción: fomenta la disminución, e incluso el abandono, de la producción en determinadas regiones, y sirve sobre todo para que los pagos directos queden ocultos en la caja verde de la OMC.

“Verdeo”

La ECVC está de acuerdo con el porcentaje del 30% de verdeo, pero esperaba avances más significativos en favor de una agricultura que ahorre más en insumos y en energía, que frene la reducción de la materia orgánica de los suelos y contribuya así a disminuir el calentamiento climático, e impida el desarrollo de la ganadería industrializada (cerdo, aves, leche, conejo,…) y otros métodos demasiado intensivos de producción, como en el caso de la vid, las frutas y hortalizas, etc.

Por lo tanto, es necesario que se revisen las medidas propuestas, ya que la mayoría de las explotaciones ya las cumplen y apenas mejorarán el verdeo de la PAC.

Las 3 medidas propuestas por la Comisión no incluyen todas las regiones agroclimáticas: es necesario añadir medidas adaptadas a otras regiones, como las mediterráneas o las nórdicas.

La ECVC pide:
  •  La rotación obligatoria de los cultivos entre parcelas, como sustitución a la medida de “diversidad de los cultivos”.
  •  Incluir las proteínas vegetales/leguminosas en la rotación, siempre que las condiciones agroclimáticas lo permitan: la UE es dependiente al 80% de las importaciones, pero ya desde hace tiempo se reconoce la ventaja de estos cultivos para la fertilidad de los suelos y el clima.
  •  Prohibir la vuelta a los prados permanentes, pero no a partir de 2014 sino a partir de 2012, para evitar que se produzcan grandes cambios de prados en 2012-2013. (4)
  •  Especificar los criterios de elegibilidad de los prados permanentes, para no excluir zonas extensivas de pastos no herbáceos, que resultan de gran importancia para el pastoreo en numerosas regiones desfavorecidas.
  •  Prohibir los agrocombustibles en las superficies ecológicas.
  • Asimismo, en el 1.er pilar se deben incluir apoyos para:
    – Los métodos de cultivo que aumentan la materia orgánica de los suelos,
    – El aumento de la superficie de prados permanentes.

Desarrollo rural

La propuesta de 6 prioridades brinda unas posibilidades y una flexibilidad interesantes a los Estados miembros y a las regiones. Sin embargo, si no se fija un umbral mínimo o un tope máximo, existe el riesgo de que aumenten las diferencias territoriales y de que se concentren algunos “contratos de colaboración” en las inversiones.

La ECVC defiende el nivel mínimo del 25% para las medidas agroambientales, y aprueba las medidas que favorezcan los circuitos cortos. La ECVC solicita que se retire del 2º pilar el apoyo a los seguros, ya que éstos no tienen nada que ver con el desarrollo rural. De hecho, suponen un riesgo para la propuesta de reforma, dados los riesgos climáticos cada vez mayores y la volatilidad de los precios; con ellos no sólo no se actúa sobre la raíz del problema, sino que esta medida absorbe una gran parte de los fondos del 2º pilar.

Los criterios de apoyo a la innovación deben quedar mejor definidos. Para la ECVC, la innovación social y agronómica sostenible debe ser prioritaria.

  1. Ver comunicado de la ECVC del 24 de octubre :http://www.eurovia.org/spip.php?art…
  2. Opinión de la ECVC de enero de 2010 : http://www.eurovia.org/spip.php?art…
  3. http://nyelenieurope.net/foodsovcap/
  4. Para ello, la Comisión podría realizar una propuesta desde ya al Consejo y al PE, fuera del paquete de medidas de la PAC.
Likes(0)Dislikes(0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *