Las ETT’s aprovechan la crisis para sobreexplotar inmigrantes

La Vega del Guadalquivir, como cada año en estas fechas, da empleo temporalmente a miles de jornaleros/as en la recolección de la naranja. Como de costumbre, las condiciones de trabajo que se reúnen en la mayoría de los casos no son las debidas y acordadas, pero este año es mucho peor. Lo que estamos viendo en el campo este año raya la semiesclavitud. Empresarios sin escrúpulos aprovechan la crisis para sobreexplotar a los trabajadores, y éstos a su vez tienen más miedo a la hora de reivindicar sus derechos por el temor a las represalias patronales.
[googleMap name=”Brenes, Sevilla” description=”Brenes, Sevilla” width=”600″ height=”226″ directions_to=”false”]Brenes, Sevilla[/googleMap]

Una de las zonas más afectadas es la provincia de Sevilla, muy especialmente la zona de Brenes, ya que muchos de los jornaleros que allí trabajan han sido llamados a través de ETT’s.

El pasado 25 de octubre se celebró una reunión en el Ayuntamiento de Palma del Rio, donde participó el SAT junto con el Alcalde de Palma, partidos políticos y empresarios de la comarca.

En dicha reunión, se logró un compromiso de mejorar las condiciones de los trabajo y que la mano de obra fuera contratada a través de las oficinas del SAE, preferentemente de las localidades cercanas donde estén los tajos, persiguiendo como objetivo que se formen cuadrillas mixtas entre nativos e inmigrantes, puesto que éstos últimos cuando trabajan solos son mucho más vulnerables a ser sobreexplotados por los empresarios o por las mencionadas ETT’s.

Cuando nuestro sindicato va hasta las fincas con el fin de comprobar las condiciones de trabajo, el cumplimiento del convenio e informar a los trabajadores se encuentra verjas cerradas con candados -impidiendo así la entrada a los tajos- o cuadrillas cogiendo la naranja de noche bajo la luz de los tractores, lo que es habitual sobre todo en cuadrillas formadas por inmigrantes.

Al intentar mediar en situaciones de este tipo para colmo nos encontramos que el dueño de la tierra no es quien contrata, sino que han comprado la naranja en el árbol y este comprador acude a una ETT para que busque a los jornaleros, convirtiéndose estas en verdaderas mafias sin escrúpulos que tratan a los trabajadores inmigrantes como maquinas, sin respetar horarios, convenios, ritmos de trabajo, y lo peor, sin dar de alta a mucho de ellos.

Ante situaciones tan amargas como ésta, las movilizaciones son más que necesarias pues sirven para mejoran las condiciones laborales y prueba de ello es la huelga que se dió en Palma del Rio, que no sólo consiguió mejorar las condiciones de trabajo sino que también sirvió para que los trabajadores perdieran el miedo y vieran al SAT como un instrumento que pueden utilizar en caso de abuso por parte de los empresarios y las ETT’s.

En cambio, una leve mejoría en las condiciones de trabajo hemos detectado en la provincia de Córdoba, donde las cuadrillas cuentan con más personal para llenar los camiones y nos vamos encontrando cada vez más tajos que cumplen el convenio.

Nosotros seguiremos trabajando en la misma línea, visitando finca a finca a los trabajadores, para informarles y para que sepan dónde estamos. Queremos ser una herramienta útil a pie de tajo tanto a la hora de denunciar los abusos como simplemente realizar cualquier consulta sobre sis derechos o el convenio.

A veces, por la necesidad de trabajar y llevar un jornal al hogar las cuadrillas no se levantan para reivindicar sus derechos, aunque existan motivos de sobra, y esto ocurre tanto con nativos como con inmigrantes.

Lejos de encararnos entre trabajadores, lo que requiere esta situación es la unión contra un mismo enemigo, empresarios y ETTS, que ven en la crisis y la desesperación por encontrar empleo, la oportunidad de exigirle a los trabajadores auténticas barbaridades y a los inmigrantes, en concreto, tratarlos como a esclavos del siglo XXI.

José Caballero, miembro del Cté. Nacional del SAT

Visto en kaosenlared

Likes(0)Dislikes(0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *